Casas inteligentes

Como es el ser humano que haciendo alarde de su inteligencia superior, convierte todo lo que toca (lo intenta al menos) en inteligente: teléfonos, televisores, relojes… casas. Aunque la domótica lleva entre nosotros varias décadas, cada vez avanza más dentro de la escala de la inteligencia artificial. El día menos pensado, las viviendas, pensarán por si mismas y se revelarán contra los humanos.

Ya nos lo advertía D. R. Koontz en su novela “Demon Seed” cuya adaptación a la gran pantalla tuvo como título, “Engendro mecánico”. En ella, la protagonista, interpretada por una reputada actriz como fue Julie Christie, era secuestrada por su propia casa, cuyo afán, era engendrar un hijo con la protagonista.

Aunque esperemos que no llegue ese momento, lo cierto es que las casas inteligentes, son una realidad. Capaces de pensar por si mismas en lo que a eficiencia se refiere, ayudan a sus propietarios a ser más sostenibles y eficientes en lo que a consumo de los recursos se refiere.

Lo que la tecnología es capaz de hacer para satisfacer las necesidades de las personas, ya no es cosa de ciencia ficción. Los compañeros de Delbin Ingenieros aseguran que contar con una casa domótica, equivale a mayor confort, seguridad, diseño y ahorro energético.

Veamos entonces que es la domótica, cuales son sus campos de acción y los resultados que ofrece para comprobar si realmente, es tan beneficioso contar con casas inteligentes.

Domótica

El concepto se resume en pocas palabras: se denomina domótica al conjunto de procesos tecnológicos que hacen posible que determinadas acciones que se han de llevar a cabo en las viviendas, sean automatizadas.

Atendiendo a este concepto, la domótica hace posible la comunicación entre un usuario y el sistema en donde se hayan conectados los objetos existentes en una vivienda.

Podemos decir que un objeto conectado es cualquier tipo de dispositivo que cuente con conexión a internet. De momento, los sofás y otro tipo de mobiliario, se salvan de la domotización. Esta conexión de los objetos al sistema, es posible gracias a la aparición del Internet de las cosas, a partir de ahora IoT.

Sabiendo esto, un sistema domótico, se encarga de recopilar la información que procede de los objetos, la procesa y emite las ordenes necesarias para que se automaticen las acciones que el usuario determine.

El wifi, gran aliado de los dispositivos, internet y los cibernautas, hace posible que exista este grado de control domótico. Estos dos aliados que van de la mano en todo momento, se cuentan las cosas uno a otro mediante la intercomunicación y el traspaso de la información de todos los dispositivos que forman parte de la central domótica doméstica. Es decir, en la vivienda domótica, debe haber un dispositivo rey que gobierne y dirija a todos los demás dispositivos.

El fin único de la domótica, es facilitar al usuario el confort dentro de la vivienda, automatizando los procesos que el requiera, dentro de un entorno inalámbrico.

Así funciona la domótica

La incorporación de nuevas tecnologías al equipamiento de las casas y edificios, es susceptible de conformar una instalación domótica.

Hoy en día, todos sabemos lo que es un wifi, la velocidad a la que viaja la información y como estamos interconectados entre sí, a través de los teléfonos móviles. Si somos capaces de entender esa evidencia y asimilarla (de hecho esta tan asimilada que no somos conscientes del grado interconexión al que estamos sometidos), podemos entender lo que puede ocurrir en una vivienda domotizada.

Los terminales que engloban el sistema domótico, son dispositivos electrónicos como electrodomésticos, aparatos de iluminación, climatización, ventilación, o cualquier equipo susceptible de poseer inteligencia o capacidad de comunicación con el sistema central. Este sistema central es programable y contiene una interfaz que permite ejercer el control sobre todos los dispositivos interconectados.

Cada uno de los elementos, envía y recibe señales a través de la red de comunicaciones que llegan a la unidad central, encargada de realizar los cambios de información.

Dentro de los sistemas domóticos, a razón de donde se encuentre el centro de control se pueden encontrar diferentes arquitecturas técnicas:

  • Centralizada: a través de los diferentes sensores, un controlador centralizado se encarga de procesar las ordenes y hacer que sean ejecutadas.
  • Distribuida: no existe controlador centralizado y la inteligencia se encuentra distribuida a través de los diferentes sensores por lo que se necesita un cableado o redes inalámbricas.
  • Mixta: esta modalidad cuenta con una arquitectura descentralizada pues se cuenta con varios dispositivos que toman la información de diferentes sensores y luego la trasmiten a los dispositivos distribuidos por la red.

En resumen, según el nivel de domotización, contarás con un controlador centralizado para ejecutar todas las acciones que el usuario ordene o habrá que hacerlo de forma independiente.

Mediante la domótica, pueden establecerse monitorizaciones de consumo, algo que en estos tiempos se agradece. El usuario puede conocer al milímetro el consumo energético de su hogar, pudiendo realizar las modificaciones necesarias para incrementar su ahorro en caso de ser necesario.

Actualmente, la mayoría de los sistemas de domótica y monitorización de consumos, cuentan con aplicaciones fácilmente instalables en cualquier dispositivo. Esto permite controlar desde el mismo teléfono o incluso la Smart TV todos los sistemas de la vivienda: climatización, alarma, puertas, etc.

Ventajas de la domótica doméstica

Hablar de casa inteligente es hablar de confort, comodidad, seguridad y eficiencia energética. Esto se traduce en una serie de ventajas que ofrece la instalación de este tipo de sistemas en las viviendas.

La primera de esas ventajas es el ahorro energético y, por ende, económico. La gestión eficiente de una casa mediante el uso de las energías renovables, la programación de la climatización, el control de toldos y persianas y racionando las cargas eléctricas desconectando aquellos aparatos que no tengan un uso prioritario, hace posible ese ahorro.

El confort es posible gracias al control que se puede hacer desde el teléfono de todos los equipos integrados. Poner la lavadora, que la nevera te avise de la necesidad de comprar los productos que faltan, activar la luz o la calefacción… facilita la vida notablemente si lo haces antes de llegar a casa y te encuentras todo a punto.

Igualmente, la domótica convierte las viviendas en lugares más seguros: desde las alarmas para evitar robos hasta los detectores que alertan de fugas de gas, fuego o escapes de agua.

Las viviendas domotizadas, cuentan también con una mejor infraestructura de comunicaciones. Obviamente, no podía ser de otra manera. Eso implica que facilitara la teleasistencia, el telemantenimiento, los informes de consumo, etc.

También cuenta con el factor accesibilidad, la automatización favorece de forma notable la autonomía personal de las personas con limitaciones funcionales, por lo que mejora notoriamente, su calidad de vida.

Son muchos y son grandes los avances tecnológicos relacionados con la digitalización de las viviendas. Además de aumentar a gran velocidad. Las casas inteligentes, aun siendo todavía costosas, ya no son un lujo. Toda vivienda es en la actualidad susceptible de contar con dispositivos que facilitan la vida y pueden estar domotizados.

La demanda de los sistemas domóticos es una evidencia, pues cada vez son mas los usuarios de aplicaciones o aparatos que permiten su control desde el teléfono móvil, sin tener que estar en la vivienda. Claro ejemplo de ello, los climatizadores o electrodomésticos que se pueden programar desde la distancia.

Los sistemas domóticos son un innegable avance. Vivir en una casa inteligente que te lo de todo hecho, debe ser una gozada. No tener que pensar en poner la lavadora o en la lista de la compra, simplifica la vida. Aun así, todavía quedan personas a las que les gusta complicársela decidiendo por si misma.

 

Publicaciones relacionadas

Viajar a través de la arquitectura

Viajar a través de la arquitectura

Viajar es una de las mejores formas de conocer mundo. Adentrarse en otras culturas y costumbres. Embeberse de sus tradiciones y, sobre todo, aprender. La inmensa mayoría de viajeros, viajan…
Drogas que producen esquizofrenia.

Drogas que producen esquizofrenia.

La comunidad psiquiátrica coincide en señalar que existe una relación directa entre el abuso de drogas y la posibilidad de padecer esquizofrenia. Esto afecta incluso a las llamadas drogas blandas:…
¿Cómo ser profesora de F.P.?

¿Cómo ser profesora de F.P.?

La Formación Profesional está en continuo crecimiento en nuestro país. Una solución viable para que los jóvenes puedan plantearse un futuro laboral, y una alternativa para aquellos profesionales que deseen…