¿Cómo hornear de manera más sostenible?

Hoy en día, la mentalidad ecologista nos está llevando a poner más cuidado en nuestra forma de comportarnos a diario, los productos que consumimos, los procesos de fabricación, distribución y compra que realizamos, y como gestionamos nuestros residuos, de forma que ayudemos a disminuir los efectos nocivos que causamos sobre el medio ambiente.

Una de estas formas es cuidar el uso de electrodomésticos y otros dispositivos en casa, oficinas y fábricas buscando que se utilice la menor cantidad de energía posible y de ser más responsables ecológicamente hablando.

De entre los electrodomésticos que pueden causar daños al medio ambiente y que debemos utilizar con más responsabilidad son los hornos, ya sean los pequeños hornos que utilizamos en casa para preparar nuestros alimentos, y sobre todo los hornos de gran tamaño para uso industrial.

Si tu como empresa o particular quieres saber como afectan los hornos en el medio ambiente y como reducir este impacto, sigue leyendo que te lo contamos todo.

La potencia de nuestro horno

Muchos de nosotros no solemos preocuparnos por conocer la potencia de nuestro horno y el consumo eléctrico que hacemos al usarlo y este es el primer paso clave que debemos tomar si queremos darle un uso más responsable.

Un horno normal suele tener entre 900 y 3.500 vatios de potencia (W), aunque depende mucho de qué funciones utilicemos para cocinar y del tipo de horno. Por ejemplo, un horno eléctrico doméstico tiene una potencia promedio de 1500 vatios (W) en su uso normal, y entonces al hornear, por ejemplo, un bizcocho usamos el horno durante 1 hora, consumiendo 1500 vatios a la hora, es decir, 1,5 kW/h.

Hornear de forma sostenible

Como ves, los hornos son de los electrodomésticos que gastan más energía con su uso, sin embargo, no es imposible darles un uso más sostenible. Ibertronix, empresa avocada al desarrollo de nuevos sistemas para lograr procesos de producción más sostenibles, nos comenta como hacer para darle un uso más ecológico a nuestro horno, ya sea en casa o e nuestro negocio:

  • Cocina varios platos a la vez

En el caso de los hornos para preparación de alimentos, ya sea en casa o en negocios alimenticios, se puede ahorrar una gran cantidad de energía si saturamos nuestro horno preparando varios alimentos a la vez. La mayoría de los hornos domésticos tienen espacio suficiente para cocinar varias recetas de manera simultánea y ni hablar de los grandes hornos industriales. Piensa que no solo ahorrarás energía, sin que también ahorrarás tiempo.

  • No abras la puerta mientras horneas

Cada vez que abrimos la puerta del horno para asegurarnos de que nuestros alimentos se están cocinado de la forma esperada, perdemos calor y energía, por lo que una forma más responsable de utilizarlo es abriendo la puerta solo una vez y si es muy necesario.

  • Aprovecha el calor residual

El calor residual que queda en el horno por cierto tiempo después de utilizarlo nos puede servir para calentar algunas comidas, por ejemplo, en vez de hacerlo en el microondas, por lo que le estaremos dando una segunda vida útil a ese calor que acabamos de generar.

  • Apaga el horno 5 minutos antes

Otra forma de aprovechar este calor residual que queda en el horno es apagándolo 5  minutos antes del tiempo estimado, de forma que nuestra comida se termine de cocinar con ese calor que queda. No solo nuestros alimentos no se verán afectados de ninguna manera en su sabor, estaremos contribuyendo con el medio ambiente y nos podremos llegar a ahorrar más de 3 euros al mes en nuestra factura de gas si tomamos esta medida.

  • Cocina los alimentos en trozos más pequeños

A menos porciones de alimentos, menos es el tiempo que requiere cocinarse. Por esto te recomendamos dividir tus alimentos en pequeñas porciones, lo cual incluso después te ahorrará tiempo y te dará más practicidad al tener tus diferentes porciones ya divididas.

  • Realiza un buen mantenimiento de tu horno

Aunque no lo creas, si nos esforzamos en darle un mantenimiento adecuado a nuestro horno, esto ayudará a su ahorro energético y es que así evitamos esos desperfectos que hace que se pierda energía, como una puerta que ya no cierra bien del todo o que el termostato y el ventilador comiencen a fallar.

Además, mucha suciedad acumulada puede hacer que el calentamiento de la resistencia o los quemadores del gas no se distribuya de manera homogénea dentro del horno.

Así, si cuidamos la limpieza y hacemos pequeñas revisiones de nuestro horno lograremos también alargar su vida útil y hacer que consuma menos energía.

  • Usa recipientes adecuados para horneados

El material que utilizamos para hornear también es importante si queremos darle un uso más responsable.

La elección del recipiente es fundamental para sacar el máximo partido a cada kW/h que consume nuestro horno, y por ello, se recomiendan las siguientes opciones:

  • Recipientes de cerámica o vidrio. Guardan muy bien la temperatura, por lo que no tenemos que calentar demasiado el horno para preparar los alimentos.
  • Recipientes de metal indicados para horneado. Al ser especialmente elaborados para este fin, se calientan muy rápidamente y tienen la comida lista en muy cortos periodos de tiempo.
  • Papel de horno reutilizable. Si estás buscando una opción que sirva igual de bien pero que además sea económica, tienes el papel de horno reutilizable. Funciona mejor que el pape de aluminio para fines ecológicos y no cuesta demasiado más, además que al poderle dar otra vida útil ayuda a reducir los desechos que producimos al cocinar y que acabarán en vertederos. Igualmente, esto también se reflejará en nuestro bolsillo, ya que no tendremos que estar comprando material para hornear a cada rato. Y es que elegir medidas sostenibles no solo es de ganancia para el medio ambiente, sino también para nuestro presupuesto. Lo mejor, es que hoy en día podrás conseguir variedad de versiones de papel de horno reutilizable. Su aspecto es muy parecido al papel de siempre, ya que tiene finas láminas, la diferencia es que son mucho más resistentes, lo que le permite ser usadas varias veces. Igual es muy fácil de cortar y adaptar a las dimensiones que necesitamos para preparar nuestros alimentos, incluso, nos permite moldearlo para forrar moldes o recipientes a nuestro gusto. Por otro lado, es capaz de aguantar las temperaturas más altas, de hasta 260 grados centígrados, evitando que los alimentos se peguen a la bandeja o al horno, y lo mejor, es que sin la necesidad de aceite.
  • Otros utensilios sostenibles. Hemos mencionado algunos de los utensilios que nos servirán para hornear de forma más sostenible, pero en el mercado abundan. También tienes lostapetes de silicona, las rejillas de acero inoxidable o las bandejas de cristal, que al no ser desechables no generan un impacto negativo en el ambiente.

En conclusión, utilizar papel de horno reutilizable y los otros recursos que te mencionamos en esta lista es una inteligente forma de seguir preparando deliciosas comidas en el horno pero ahorrando energía. Además, también ayudas si tomas otras medida como usar agua fría y utilizar envases sostenibles.

  • Pre-cocina las verduras

Si vas a hornear verduras, te recomendamos precocinarlas antes de hacerlo ya que reducirás el tiempo que deban pasar preparándose en el horno y así, la energía invertida en ello.

  • Elige hornos con alta calificación energética

Si vas a comprarte un horno nuevo, te recomendamos apostar por aquellos con etiquetas A o B. La inversión inicial es más alta, pero estarás ahorrando energía, ayudando al medio ambiente y te verás recompensado al ver la reducción en tu factura mensual.

  • Apuesta por las energías verdes

Busca ahorrar con tarifas planas de luz y/o gas que solo emplean fuentes de energía ecológicas.

  • Aprovecha los horarios de bajo consumo

Existen ciertos horarios en los que es más económico utilizar ciertos electrodomésticos. Por ejemplo, las horas más baratas son las horas valle, desde las 12 de la noche hasta las 8 de la mañana, o también podría ser en el horario llano que va desde las 8h hasta las 10h de la mañana, desde las 14h hasta las 18h y por la noche de 22h a 00h. Y lo mejor es que los fines de semana y los festivos el horario valle se extiende durante las 24 horas del día.

Incluso, dependiendo de tu compañía puedes configurar tus diferentes horarios económicos para que se ajusten a tu estilo de vida. Así, también se te puede ofrecer una tarifa Tempo Happy 2 horas en donde el consumo de luz es gratis durante dos horas seguidas todos los días o también existen tarifas planas de luz con las que pagas lo mismo todos los meses independientemente de tu consumo. De esta forma no tienes que preocuparte de coincidir si o si con los horarios valle.

Si cuentas con una tarifa con discriminación horaria en el marcado libre o el mercado regulado y usas estos diferentes horarios para preparar los alimentos en tu horno, harás la diferencia no solo para el medio ambiente sino también para tu bolsillo.

Publicaciones relacionadas

¿Cómo protegernos de los productos químicos en los trabajos de limpieza?

¿Cómo protegernos de los productos químicos en los trabajos de limpieza?

Cuando realizamos trabajos de limpieza, ya sea en casa o como parte de nuestro trabajo en empresas negocios o industrias, solemos utilizar productos químicos, que de no saberlos manipular bien,…
El envasado del aceite también cuida de nuestra salud

El envasado del aceite también cuida de nuestra salud

El aceite de oliva, una de las bases de la dieta mediterránea, es un producto que forma parte de nuestra cultura, de nuestra agricultura, nuestra actividad comercial y por supuesto…
Feng shui, la sabiduría oriental que cambiará tu vida

Feng shui, la sabiduría oriental que cambiará tu vida

Del lejano Oriente han venido a Occidente inventos que han supuesto una revolución. El más conocido es el de pólvora, pero también de Oriente ha llegado la brújula, un invento…